Como cada año, por estas fechas, regresa a La Guardia una parada cultural obligatoria del otoño musical en la provincia de Jaén, el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza (FMAUB), un certamen reconocido internacionalmente, que en 2016 celebra su vigésimo aniversario (XX), y que está dedicado a la música antigua española a través de programas de estreno que incluyen repertorios inéditos y gran calidad y originalidad en su programación

El Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza nació en 1997 con la idea de impulsar la candidatura de ambas ciudades como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y que aprobó la declaración de Úbeda y Baeza como ciudades Patrimonio de la Humanidad el 3 de julio de 2003 y se ha consolidado como un nuevo concepto de manifestación artística y cultural, donde el patrimonio musical hispano, incluyendo desde 2005 por la coincidencia del 430 aniversario de la muerte del arquitecto Andrés de Vandelvira (1509-1575), la puesta en escena de un ciclo de conciertos en los monumentos de Vandelvira dentro de la provincia de Jaén, lo que ha supuesto una expansión geográfica del Festival a localidades como Jaén, Huelma, La Guardia, Cazorla y Sabiote. De esta manera, el citado festival,  aprovecha los monumentos más soberbios y perfectos de la provincia para que las personas que asisten, al mismo tiempo que disfrutan de la música, lo hacen en un entorno único; en auditorios que son claros exponentes del Renacimiento español: como el Hospital de Santiago de Úbeda, las Ruinas de San Francisco de Baeza, o la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de La Guardia.

El Festival está organizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Jaén, los Ayuntamientos de Úbeda y Baeza y las Universidades Internacional de Andalucía y de Jaén, y la colaboración de instituciones como el Ministerio de Cultura (INAEM) y el Obispado de Jaén, propiciando que el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza se convierta en un punto de encuentro y se erija en un atrio excepcional donde se desarrollan manifestaciones culturales, contribuyendo al florecimiento de una nueva Edad de Oro en estas dos ciudades y en el resto de pueblos unidos al Festival, entre los que se encuentra La Guardia.

Más allá de su importancia en lo local, el Festival se ha consolidado como evento de referencia cultural dentro de Andalucía y como uno de los festivales especializados de mayor proyección de todo el continente. Así lo acredita la concesión del premio a la Mejor Institución Cultural de Andalucía (2005) y el ingreso del Festival desde mayo de 2007 dentro de la Red Europea de Música Antigua (REMA) y desde noviembre de 2008 en la Asociación Española de Festival de Música Clásica (FestClásica), en la que se reúnen los mejores festivales europeos de música antigua y españoles, respectivamente. La edición XX FMAUB 2016, presenta una rica programación cultural, basada en el concepto de la edad y cómo dividimos la historia en periodos o edades. Obviamente veinte años celebrando el FMAUB no son nada en comparación con los siglos de historia y riqueza de las ciudades que lo acogen, sin embargo, este Festival puede considerarse un evento cultural de referencia que a través de su ciclo de conciertos ofrecerá una visión retrospectiva de la historia de la música articulados en torno a periodos histórico-musicales como la Baja Edad Media, el Clasicismo musical, el Renacimiento, Barroco temprano, o el siglo XX entre otros.

Programación

El Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza se caracteriza por integrar en su programación una serie de acontecimientos culturales, científicos y educativos que tienen en común la recuperación y transmisión del patrimonio musical español. Cada edición se dedica a un tema concreto que es explorado desde distintos ámbitos, desde el científico hasta el divulgativo. Con ello se crea un círculo virtuoso que comienza con la investigación de archivo y el estudio del repertorio en un curso de investigación, sigue con su recuperación sonora en los conciertos y finaliza con su difusión a través del disco y los conciertos didácticos.

Conciertos 2016

La edición XX FMAUB 2016, presenta una rica programación cultural, basada en el concepto de la edad y cómo dividimos la historia en periodos o edades. Obviamente veinte años celebrando el FMAUB no son nada en comparación con los siglos de historia y riqueza de las ciudades que lo acogen, sin embargo, este Festival puede considerarse un evento cultural de referencia que a través de su ciclo de conciertos ofrecerá una visión restrospectiva de la historia de la música articulados en torno a periodos histórico-musicales como la Baja Edad Media, el Clasicismo musical, el Renacimiento, Barroco temprano, o el siglo XX entre otros.

El Festival de Música Antigua de Baeza y Úbeda en La Guardia:

Concierto:  Música de cámara europea en tiempo de las Nuevas Poblaciones

Lugar: La Guardia – Antiguo Convento de Santo Domingo

El convento fundado por la Orden de Santo Domingo se comenzó a construir en 1539 en un estilo inicialmente gótico, si bien Vandelvira imprimió posteriormente su personal sello de corte renacentista. Las obras se prolongaron hasta 1577. De las dependencias conventuales únicamente se conserva la iglesia, que fue concebida como panteón funerario de los señores de La Guardia, Rodrigo Messía y su esposa Mayor de Fonseca. Destaca la cabecera de la cabecera, fechada en 1556, con dos trompas aveneradas en los ángulos que contienen las armas de los fundadores y las virtudes. Más sorprendente, si cabe, es la bóveda de horno que cubre el presbiterio y que presenta un amplio programa iconográfico desarrollado en casetones individuales: Santas Vírgenes, Mártires de la Antigüedad, personajes del Antiguo Testamento (profetas en su mayoría), los Padres de la Iglesia Latina y los Santos de la Orden, entre otros. A los pies de la iglesia se presenta un alto coro.

Fecha: SÁBADO, 26 DE NOVIEMBRE DE 2016, 20.00 H.

Intérprete: CUARTETO IRANZO

Componentes:

Omar G. Rubia, violín

Sergio Jiménez, violín

Rafael Molina, viola

José M. Fernández, violonchelo

Programa:

  • François Couperin (1668-1733)

Les Nations. Premier Ordre: “La françoise” (1726)

Chaconne ou Passacaille (modérément)

  • Johann Sebastian Bach (1685-1750)

Fugue BWV 578 (ca. 1707)

Fugue

  • Giuseppe Tartini (1692-1770)

Sinfonia en La para 2 violines, viola y violonchelo C. 538 (c.1750)

Allegro assai

Andante assai

Menuett. Allegro assai

  • Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)

Adagio y fuga en Do menor, KV 546 (1788)

Adagio – Fuga. Allegro

  • Franz Joseph Haydn (1732-1809)

Cuarteto en Re menor op. 76 nº 2 “Quintas” (1799)

Allegro

Andante o più tosto allegretto

Menuetto. Allegro ma non troppo

Finale. Vivace assai

Duración: 55’

CONMEMORACIÓN ANTICIPADA DEL 250 ANIVERSARIO DEL FUERO DE LAS NUEVAS POBLACIONES (1767-2017)
EN COLABORACIÓN CON EL OBISPADO DE JAÉN

Notas programa:

Música de cámara europea en tiempo de las Nuevas Poblaciones

Omar G. Rubia

François Couperin, en su afán por extender la música francesa por toda Europa, legó una vasta producción catalogada con referencias geográficas y extramusicales, como es el caso de la chaconne o passacalle que escucharemos hoy, perteneciente al ciclo Les Nations – La française. En ella, la articulación heredada de la música de palacio, la textura homofónica en las voces superiores en contraposición con las graves y el reparto equitativo del protagonismo entre los instrumentos conforman una obra suprema en equilibrio y buen gusto.

La “pequeña fuga” del alemán Johann Sebastian Bach lleva ese sobrenombre quizá por su brevedad, pero no por su densidad. Se trata de una fuga a cuatro voces en la que el contrapunto interviene de una manera magistral mezclando sujetos, contrasujetos y motivos que crean un laberinto armónico único. La exquisita elaboración del sujeto principal, expuesto por los cuatro intérpretes, hace que el oyente guarde en su memoria una experiencia sobrecogedora.

Tras Francia y Alemania, llega el turno de Italia de la mano de Giuseppe Tartini, gran violinista que revoluciona la técnica del instrumento y eleva al máximo exponente las palabras sonata y concierto. Hoy tenemos una Sinfonía escrita para cuarteto de cuerdas que revela toda la maestría del violín y que claramente surge de una originalidad que encuentra su expresión en un sujeto terso como en un flujo natural. En esta composición, la galantería de la nobleza, el encanto y la gracia se unen, supratemporales, en perfecta armonía. La armonía y el ritmo son llevados a cabo por las voces inferiores, mientras que el protagonismo melódico lo tienen las superiores. Tal dualismo es llevado a cabo con maestría, haciendo de esta obra no una batalla, sino una bella colaboración en tres movimientos que se encuentran dentro del estilo y la forma del barroco tardío.

Volvemos al Clasicismo puro de la mano de Wolfgang A. Mozart, quien deslumbra al público de Viena con una obra totalmente personal, esbozada como estudio de la fuga barroca, casi exclusiva para teclado, adaptada esta vez para cuarteto de cuerdas. El Adagio inicial ofrece una construcción de las cuatro voces totalmente equilibrada, siendo las intermedias, el segundo violín y la viola, quienes dan la unidad entre los extremos. El bajo construye la armonía sin sacrificar el sentido melódico, muy en el estilo de Mozart; el primer violín, por su parte, es quien conduce toda la evolución de este primer movimiento que concluye en la fuga, escrita a cuatro voces. Es el violonchelo quien comienza con el sujeto de tres compases, al que se van añadiendo las entradas de los demás instrumentos del cuarteto, escalando en el registro hasta llegar al primer violín. A continuación, la mezcla armónica de voces con un contrapunto exquisito configuran una obra formalmente barroca pero que lleva la marca genuina de la articulación y el estilo del clasicismo que sólo un genio como Mozart podía conseguir.

Para concluir el concierto, el Cuarteto Iranzo interpretará uno de los más célebres cuartetos de cuerda de Joseph Haydn, el nº 2 del op. 76, también conocido con el sobrenombre de “Las quintas”, gracias a la conocidísima sucesión de tal intervalo en el tema principal del primer movimiento. Escrito en la forma clásica de cuatro movimientos, este cuarteto en estilo concertante contiene elementos que demuestran que Haydn llegó a lo más alto de la escritura para esta formación, tales como la belleza melódica, la intensidad rítmica y la riqueza armónica.

-Fuente info: http://festivalubedaybaeza.org/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR